Entradas

La última escena de amor

Imagen
En nuestras vidas hay personas que desaparecen en el tiempo, pero cuando menos lo esperas, algunas de ellas vuelven a nuestras vidas.
Volver a París, trajo a mi mente, esos días que mi soledad fue sorprendida con un amor fugaz con un profesor francés.
La última escena de amor entre los dos quedo grabada en mi alma y después de volver a mi país, intercambiamos algunos correos, hasta que dejo de escribir me, pero yo nunca lo olvidé.

 Estaba consciente que solo había sido una aventura clandestina,  porque estaba casado. Después de estos años pasados, no pensaba volver abuscarlo o querer saber algo de su vida.  Yo había vuelto para acompañar a mi novio que estaba por negocios  y esa ciudad seguía siendo mi gran amor.
Quería volver a recorrer todos esos lugares que alguna vez me deslumbraron, esperando encontrar bajo su cielo las musas perdidas en estos años estériles, pero ya nada era como ayer.

Como mi pareja estaba complicado con su agenda de trabajo y no podía dedicar pasar más tiempo conmig…

Tormenta de Deseos

Imagen
La primera vez cuando lo vi, fue un par de días después  de haber comenzado a trabajar en la empresa.  Nunca  me había sentido tan bienvenida como en esos días. A cada paso recibía un cordial saludo de alguno de los tantos empleados que me cruzaba a diario. No conocía sus nombres pero eso no importaba. Todos éramos compañeros. Había una relación amistosa que nos hacia cercanos.  Esa tarde estaba sentada en la cafetería descansando un rato antes de continuar con mi trabajo, cuando él se acerco        -¿Qué tal el día? Dijo            -¡bien! Por ahora tranquilo. Conteste,              preguntándome en mi  mente quién era.        - Qué bueno. ¿Cuando comenzaste?        - Hace dos días.   Mientras pensaba en que pedazo de hombre  se erguía ante mí con una figura digna de un gladiador. El brillo de sus ojos negros y el color de su voz me fascino. Fue un fugaz momento que no pensé volver a repetir. 
  Pero al otro día nuevamente lo encontré. Esta vez yo estaba con una compañera que al verlo,  …

Menta y Chocolate

Imagen
Cada tarde nos encontrábamos en la estación al salir del trabajo.
Tomábamos el mismo tren en el andén sur rumbo a los suburbios.
A esa hora siempre viene lleno y si por casualidad encontraba un asiento vacío nunca era a su lado.
Cada vez que Intentaba llegar a rozar lo, aunque sea un instante, alguien se interponía en el camino. Poca suerte la mía.
Así no tenía forma de abordarlo, como para conocer cuál es su nombre, tal vez algo más… como si había una mujer en su vida, si era feliz... Tantas preguntas.
No podía evitar soñar con ese hombre cada vez que lo veía.

Muchas veces nuestras miradas se cruzaban y podía notar en sus ojos el reflejo de mi rostro, penetrando mis pupilas, como si en ese instante tuviera un poder sobre mí, de leer mis pensamientos y yo acariciarlo con solo esa mirada.
Pensaba cuanto tiempo hacia que no había alguien en mi vida que despertara esa sensualidad mágica, que generaba  como un soplo de energía estimulando mis más íntimas fantasías.

Al verlo esa tarde de…

La mujer de mi prójimo

Imagen
No desearas la mujer de tu prójimo...

Conocí a Xavi en la universidad. Fuimos compañeros de apartamento varios años y fue allí donde nació la amistad que se prolongó en los años venideros.

Luego de recibirnos el tomo otros rumbos, viajo a Sudamérica tentado por vivir nuevas experiencias y afianzarse en su profesión, mientras yo me quede, porque estaba enamorado y quería estar cerca de mi amor.
Así fue como acepte un puesto como profesor en la universidad y comencé a soñar con formar una familia con la mujer que amaba.  Claro que eso solo estaba en mis sueños.
Los años pasaron, mi esposa se dedicó a su profesión, que la obligaba a viajar mucho y pasar tiempo lejos de mí, así se fueron postergando mis sueños y el día que desperté me encontré con que ella se fue con otro.

Debo decir que me sentí desolado. Porque la amaba más que a mi vida. No había hecho otro cosa que adorarla y mirar a través de sus ojos.
Estaba desesperado y deprimido cuando una tarde. En qué estaba sentado en un bar hu…

La señora

Imagen
Hace unos años tenía de paciente a un hombre mayor, el señor Márquez, que sabía venir a la consulta,siempre acompañado por su esposa.

 Era una pareja refinada y muy agradable, aunque debo decir que era ella quien acaparaba toda mi atención. No soy de mirar a mis pacientes de otra forma que no sea profesional, pero con ella, era diferente. Algo me atraía. ¿Sería el  esplendor de su madurez?… o los rasgos exóticos de su rostro que le daban cierto aire de misterio a su mirada y  me dejaba fascinado cada vez que la veía. Debo reconocer que me gustaba mucho, aunque me duplicaba en la edad.  Por eso me dio una inmensa alegría al volver a verla después de mucho tiempo. La encontré una tarde que fui al banco para hacer unos trámites y ella estaba en el lobby esperando que la atendieran. Me acerque a saludar y preguntarle por su esposo que  hacía muchos meses no veía. Me dio la triste noticia de su muerte.            – Por eso no volvimos –dijo - Usted doctor siempre ha sido tan amable con nosot…